Montañita, el inicio de algo nuevo

¿Cuantas escenas inolvidables en este lugar perdido en el mapa?,  en este llamado “paraíso mochilero” hay historias de todo tipo, aquí está en una visión muy esencial lo que puedo contar de mi estadía en Montañita.

reloj-foto-logo
Un recuerdo: Arena de Montañita

 

-¿Qué es el final?-

 

-No es más que el inicio de algo nuevo...

 

Mi cuerpo se encuentra desgonzado en la silla del bus con la experiencia y la pericia de obtener descanso placentero en un asiento, a más de 1.675 km de casa, entre oleadas de pesadez en los ojos, puedo ver por la ventana como el paisaje cambia se hace más llano, pronto siento la salinidad en mi nariz y los lagos me dicen que estamos cerca a mi primer encuentro con el Pacífico. 

En montañita, desde que empezaba a caminar por las calles que por cierto comprendían como 6 cuadras nada más, estaban llenas de lugares para tomar cócteles,  su ambiente tropical de ensueño, con un aroma generalizado de THC para los mas químicos, un lugar donde hay de todo para el que quiera, chicas, chicos, surf, comida, alcohol, playa pero poco sol;

DSCF1170
El único sol en Montañita, el de “Diabluma”

Podría decir que es un punto donde confluyen muchas cosas y personas de absolutamente todo el mundo, personas como la variedad de granos de arena en la playa; es el mundo llevado a escalas de un pequeño barrio porque no decirlo “bohemio”, donde  a diario ves llegar personas nuevas sobre todo desde el miércoles al sábado,

 

DSCF1219
un día lunes
DSCF1198
Un sábado

y me puedo imaginar el espacio casi liquido donde flotan las ideas, en un lugar como este, lleno de  seres con culturas, filosofías, formas de ver la vida tan distintas, es todo un mar de sensaciones de cosas por ver, que hacen de Montañita un lugar especial para hablar y aprender.

Veníamos con el horario “rolo” donde la rumba inicia a las 8:00 p.m. y se termina a las 2:00 a.m. (legalmente)  lo que al principio nos costó porque salíamos a las 8:00 p.m. y no había nadie en la calle, o apenas unas cuantos calentando motores tomando los primeros cócteles, para las 10:00 p.m. ya estábamos dentro del hostal ojeando un libro o viendo cosmos, pero el ruido del mar era acompañado por bits electrónicos o la canción del taxi (yo la conocí en un taxi… en camino al club…) era un llamado a lo lejos, lo que con Carlos nos hizo intuir que la noche era más larga de lo que esperábamos. Intuiciones que pronto  se volvieron certezas,

– ¡aquí  la rumba es hasta el amanecer! – Grita alguien…

DSCF8211

DSCF8181
Fiesta tradicional de Montañita

DSCF8188

 

20150729_001459
la cerveza de Ecuador

 

DSCF1207
“El desenguayabe”

en alguna noche cualquiera crearía mis propios estereotipos:

que los argentinos no son para nada prepotentes sino que son mas bien “tranqui” mas reservados y en esta maqueta a escala del mundo globalizado, me di cuenta que en general no toman trago puro y que “ceban un mate” entre amigos,

que no todas las monas (entiéndase: mon@s = rubi@s) extranjeras son gringas (de usa), de hecho solo conocí una gringa los monos también son alemanes, holandeses, ingleses, rusos, y uno que otro argentino  teñido como Messi en algún momento,

también que las italianas son románticas,

que los chilenos tienen un humor picante de todo mi agrado,

Que el portugués, para un hispano-parlante no se entiende tanto como nos hacen creer,

Que las venezolanas si son guapas y  los “vencos” buenos para los negocios,

Que decir güero en México es como decirle gonorrea a un amigo, hace falta confianza para hacerlo,

Que los hongos franceses reposados dulce no me hacen efecto,

Que los ecuatorianos son nobles y muy buenos parceros,

que en Honduras el amor a primera vista existe, pero, que hablar de nosotros en el extranjero:

Carlos tiene una teoría o un poder no se, es que reconoce un colombiano por su caminado, siempre que estábamos en alguna calle no dudaba en señalarlos, a pesar de nuestra mala fama (mafiosa fama mejor) somos buenos parceros nos adaptamos y somos muy creativos a la hora de ganarnos la vida.

DSCF8205
Algunos parceros en la ruta

Los días pasaban y Montañita cada día, muestra una cara nueva, no solo de extranjeros ella misma a pesar de ser tan pequeña parecía teñirse de un color distinto para regalarnos una experiencia única en cada repetido andar por sus calles.

DSCF1204
la consigna de un compatriota en el malecón

DSCF1209

 

DSCF8176

DSCF8178

en cuanto a mi encuentro con el Océano Pacífico,

DSCF1230

podría contar que un día mientras el cielo era la arena y la tierra era el cielo, me enseñaban a hacer yoga vi “una tierra” despejada en Montañita, con la tranquilidad de un barco en lo lejano que delinea el horizonte, me haría descubrir que la vida es esto, es este presente, entendería el clichesudo- “aquí y ahora”- de tu amigo hippie, el trillado y tergiversado “presente es un regalo” por culpa de los libros de auto ayuda. COMPRENDERÍA  con el rigor de esta palabra, viendo con la perspectiva a temporal que puede tener un dios, que el 95% de las veces estoy pensando en pasado o el futuro, pero solo el 5% estoy en el momento presente que es donde puedo hacer que pasen las cosas más interesantes de mi vida, esto quedaría calado en mis huesos por medio de la experiencia vivida, mientras el pacífico en un acústico loop de olas, se mezclaba con la arena de Montañita.

En tan poco tiempo aprendí tanto, en la vertiginosidad del viaje terminado se me extendieron esas semanas, las volvieron una vida y me dejarían ver un mundo nuevo, de sensaciones de momentos, de escenas una tras otra cada vez más ilustrativa y porque no decirlo placentera, estaba lejos, muy lejos de la monotonía de un día a día sin sentido, estaba en el final de esta travesía pero ante la promesa de una nueva forma de vida, estaba convencido de que ya no quería volver a venderle mi alma a la ciudad de la monotonía, estaba en el 5%.

 

fin…

 


 

Este es el final de esta aventura parceros pero este solo fué el final de una línea trazada en un mapa, porque en mi mente, aunque ahora esté en Bogotá detrás de un escritorio, un “veneno viajero” recorre  mis venas propulsado por un nuevo ideal, un nuevo inicio, viajar por Sudamérica, mi meta es hacer autosustentable el viaje y crear una senda hacia adentro de mi ser; conocer las montañas, los desiertos, las selvas, los lagos, los oasis, los paraísos, los ríos, los mares y por supuesto las playas que abitan dentro de mi…

IMG_4864

 

click-aqui

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s